Hay hombres que viven vidas ordinarias sin saber que tienen dones extraordinarios.

Buen video!